Ventosas

 

La aplicación de ventosas es uno

de los métodos utilizados en la

Medicina Tradicional China,

aunque otras culturas también

las han utilizado.
"Leihoufang" Ge Hong (281-341)

son los primeros documentos escritos

encontrados sobre el uso de ventosas.

 

Esta técnica puede aliviar dolencias tales como:

 

Dolor de cabeza
Sensación de dolor abdominal, hinchazón o frío.
Dolor en todo el cuerpo: sensación de dolor y de frío en la espalda y los riñones, temblores y falta de fuerza en las extremidades.
Calambres, limitación del movimiento, contracturas.
Dolor e hinchazón en las articulaciones: codos, rodillas, tobillos...
Entumecimiento, espasmos, dificultad de flexión y movimiento limitado.
Ciática, Lumbago.
Dolor menstrual.

Afecciones respiratorias como bronquitis, asma, congestión o artritis, trastornos gastrointestinales, etc...

 

¿Cómo funciona?

 

                                                                            En una sesión de ventosas, creamos un vacío en

                                                                             la ventosa con  fuego o por aspiración del aire

                                                                             dentro de la taza con una bomba de succión.

                                                                             Entonces ésta se aplica sobre puntos de

                                                                             acupuntura o meridianos en la piel. El vacío

                                                                             creado fija ventosa a la piel y ayuda a estimular

                                                                             el flujo de la sangre, libera las obstrucciones y

                                                                             extrae toxinas del cuerpo. Equilibra el flujo del

                                                                             Qi. Existen diferentes tipos de copas; cuernos

                                                                              de animales, bambú, hierro, cerámica, aunque

                                                                              el vidrio y el plástico es lo que la mayoría de los

                                                                              acupuntores utilizan hoy en día.

 

Varias ventosas pueden colocarse al mismo tiempo y se dejan puestas de 5 a 20 minutos. Depende de la piel del paciente y la fuerza de succión.
Pequeñas cantidades de aceite o esencias pueden ser aplicados antes del tratamiento de ventosas con el fin de desplazar las tazas si es necesario.

 

¿Es seguro? ¿Duele?

 

Esta técnica está considerada como muy segura. Puede causar cierta inflamación y es normal que cause hematomas en la piel. Debido a la succión que se produce, los vasos sanguíneos de la superficie se dilatan y puede dar lugar a moratones  circulares. Normalmente estos son indoloras y desaparecen en pocos días.

 

¿Cuándo no se deben realizar ventosas?

 

Personas con inflamación en la piel, enfermedades dermatológicas, heridas abiertas, infecciones, fiebre alta o convulsiones, llagas, cicatrices, úlceras y fracturas.
Enfermedades del corazón…

En mujeres embarazadas no se pueden aplicar ventosas en el abdomen o la zona lumbar así como no se deben aplicar en puntos de acupuntura que estén contraindicados durante el embarazo.